Consumiendo en contra de mi voluntad

¿No le parece raro que la canción machacona que tanto criticaba ya no le parece tan terrible? ¿Que me pasa?

La respuesta rápida: usted es ‘víctima’ del Efecto de Mera Exposición. La presentación repetida de un estímulo genera que una preferencia por el simple hecho de estar familiarizado con él. En otras palabras, si la emisora de radio, las discotecas y varios anuncios de la tele se conchaban para que escuche todas las veces posible la misma la canción… no lo dude, acabará tarareándola!

Las primeras pruebas son las de Zajonc  en 1968 y versan sobre como existen estimulos subliminales* que pueden influir (muy poco) en nuestro comportamiento. Sus experimentos son bastante curiosos, constaban de exponer a la gente a símbolos orientales inventados y mas tarde presentar estímulos neutros a los participantes. Existía cierta preferencia por aquellos símbolos que habían visto (sin ver) anteriormente.

También cabe decir que se da un proceso equiparable  de condicionamiento clásico (aka si haces esto te doy caramelo, acabas haciendolo siempre) debido a que al poner la canción repetidamente, es probable que se asocie la canción a algún momento placentero por coincidencia.

Así que si no estamos dispuestos a alejarnos de cualquier radio, estamos condenados, no queda más que rendirse y bailar.

*Subliminal se entiende como ‘estímulo sin consciencia explícita del mismo’ y son exposiciones a imágenes ultra rápidas o enmascaradas, sonidos enmascarados…  por favor no lo confundamos con otras cosas. Creo que será interesante explorar más adelante el tema ya que hay mucha mitología de por medio.

Share

Filed in: Consumo, Curiosidades Tags: , , ,
© 2017 Conductual. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.