Elección por aproximación cuantitativa

Tengo que elegir entre dos productos, no sé cuál me conviene, tengo dudas y creo que voy equivocarme. Es una elección importante para mi y en vez de dejarme llevar por la emoción del momento quiero sentir que tomo una buena decisión.

Necesito un modelo, vamos a ver qué es una aproximación cuantitativa. Voy a valorar cada característica de dos productos sobre los que dudo y a través de un criterio determinar cuál de ambos me conviene.

Así que papel, pluma y gorra de pensar. Haré una lista de cosas que valoro de cada producto. Será un ordenador portátil por ejemplo. Empecemos a valorar: peso, calidad de la pantalla, potencia, gasto energético, duración de batería, color y teclado.

Tenemos la opción A y la opción B

[table caption=”Tabla” width=”500″ colwidth=”20|100|50″ colalign=”center|center|center”]
Característica,A,B
pantalla,7,5
potencia,5,7
gasto energético,4,7
batería,8,8
peso,4,7
color,2,10
teclado,10,2
[/table]

El total de cada uno es, A = 40 y B = 46. Parece que la mejor opción es B.

Pero… Aquí hay un error, el peso me parece muy importante, la potencia no tanto y el teclado… hombre si es bueno me parece genial pero es para usar poco así que si no marca una diferencia no me importa. ¿Cómo podemos hacer? Pues le asignaré un ‘peso’ a cada característica según la importancia que tiene para mi. Este ‘peso’ metafórico determina cómo es de importante para mi, de 1 a 10 pondré una puntuación en base a lo importante que sea para mi. Dónde 1 es totalmente nimio y 10 es extremadamente importante. [nota: no puedes poner 0 porque al multiplicar por 0 algo, daría 0 y haría inválida la ponderación de la característica]

Ahora tengo tengo el ‘peso’, tengo la características, voy a hacer un par de operaciones. Vamos a multiplicar el ‘peso ‘por la puntuación de las características y sumarlas.

[table caption=”Tabla” width=”500″ colwidth=”20|100|50″ colalign=”center|center|center|center”]
Característica,’Peso’,A,B
pantalla,10,7,5
potencia,4,5,7
gasto energético,2,4,7
batería,7,8,8
peso,4,4,7
color,1,2,10
teclado,3,10,2
[/table]
P= 10, 4, 2, 7, 4, 1, 3
A= 7, 5, 4, 8, 4, 2, 10
B= 5, 7, 7, 9, 7, 10
A*P= 70, 20, 8, 56, 16, 2, 30
B*P= 50, 28, 14, 56, 28, 10, 6
Suma de A*P= 202
Suma de B*P= 192

Así nos queda que A = 202 y B = 192.

¡Que diferencia! Bueno, creo que está decidido, la opción es la A. Creo que es una decisión racional.Voy a pedirlo por Amazon.

Obviamente el modelo tiene limitaciones: no es muy sensible a cambios graduales, no podemos establecer cuál es la diferencia de precio que haría la diferencia, necesitas tener la información buena y clara de los productos, requiere de cierto tiempo al tener que hacer 2 * Número-de-características multiplicaciones y quizá el más importante, puedes ‘trampearte’ a ti mismo con respecto a la valoración de las características y la ponderación. Pero, desde mi punto de vista yo prefiero un modelo que no es del todo eficiente a fiarse de una persona tan sesgada en su consumo como yo.

Share

Filed in: Consumo Tags: , , , ,
© 2017 Conductual. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.