Skip to content

Lotería, ese extraño impuesto voluntario

La lotería, ese impuesto que pagamos por no saber de matemáticas. Me vais a permitir en este post que dé más opinión de la que en general me gusta dar, pero creo que el tema lo merece. El nuevo anuncio, ‘el de el café de 21€ con premio’ no me parece ‘jugar limpio’. Quiero dejarlo claro desde el principio: en mi opinión el gobierno no debería alentar al gasto en lotería e incluso el que sean los dueños de Loterías me parece reprochable.

loteria

Desde un punto de vista de la probabilidad, la lotería es una mala inversión. El retorno esperado de la inversión es bajo. ¿Estamos hablando de una violación de la teoría del actor racional? No somos unos estúpidos por comprar lotería y ni siquiera podemos decir que es un impuesto por no saber matemáticas… pues muy posiblemente no jugamos a la lotería por motivos puramente económicos.

¿Quién y cuándo se juega a la lotería?

Si acudimos a esta encuesta del CIS, podemos obtener una radiografía del consumidor de lotería. Los datos que aportan (de 2009 con N=2489, mayores de edad) nos dicen que:

El anuncio

Al ver estos datos, podemos observar que la lotería es un fenómeno más bien navideño, del que participa una gran parte de la población,  que lo hace como acto grupal (en familia,  por ejemplo). Y ahí me parece que está la clave del anuncio de la lotería: nos propone comprar un seguro al riesgo de que toque a tu gente y tú no tener número. El anuncio nos ofrece que al comprar un boleto nos aseguramos que si toca en nuestros grupos de pertenencia estemos cubiertos de sufrir ese oprobio social que consiste en ser el único que no compró. Si bien es una genialidad, me parece que el hecho que el estado incite a comprar lotería jugando con la aversión a la perdida de los consumidores no está bien. En mi opinión el estado debe, sin cortar la libertad individual, ofrecer las mejores ventajas ‘por defecto’ al ciudadano. ¿Qué sentido tiene que ofrezcan un servicio tan malo en cuanto a costes y beneficios como la lotería?

El anuncio aprovecha nuestros condicionantes sociales y la aversión a la perdida. En general, la gente juega en grupo a la lotería, es un acto grupal, y posiblemente su valor sea más de cohesión grupal que de esperar que realmente toque. Una forma de compartir algo con otra gente a quien apreciamos o con quien debemos reciprocar para hacer el grupo más fuerte. Como muchas otras ‘violaciones de la racionalidad’, hay que juzgarla en su contexto.

Por otra parte, continúa el efecto perceptivo de creer que es más probable que nos toque de lo que realmente es. Tenemos poca capacidad para interpretar probabilidades cuando son dadas de forma poco ecológica, es decir en un formato que se asemeje a nuestra realidad. “Una de cada veinte personas tiene los ojos claros” es más visualizable y entendible que si decimos  “el 5% de las personas tiene los ojos claros”. Ahora haced la prueba con los números de la lotería ;).

Actualización: David Orden tiene un video estupendo explicándolo de manera muy gráfica.

La lotería es un buen negocio para el lotero. Un acto grupal que se apoya en nuestra problemática concepción de las probabilidades. En mi humilde opinión animar a la gente a hacer inversiones tan malas como la lotería es algo que el estado no debería hacer.

PD: Para varios post daría el tratamiento que han dado en los medios al tema probabilidades. Os recomiendo mucho este podcast de Josu Mezo donde los resume y explica muy bien.

Gracias a @Unnombrealazar por ponerme en la pista de los datos.

Imagen: Pixabay

2 Comments