Reto del cubo helado, ¿buena idea o pantomima?

Si están mínimamente pendientes de la televisión, no les vendrá de nuevo el “ice bucket challenge”. Para aquellos cuerdos que deciden estar al margen del televisor, el asunto trata de tirarse un cubo con agua helada para apoyar la investigación de una enfermedad crónica, el ELA. Es una cadena. Cada vez que alguien lo hace  debe donar 10€ y “nominar” a 3 personas para que hagan lo mismo. Si los nominados no cumplen con el cubo de agua helada… deben donar 100€. También existe la versión Charlie Sheen del asunto que pasa del tema del agua y se tira 10.000$ que donará posteriormente. La campaña es divertida y tiene algunos puntos interesantes desde el punto de vista de la psicología del consumidor.

La campaña me parece interesante porque apela a la empatía y a cierto comportamiento tribal. Las campañas caritativas, como habréis notado en los últimos años han cambiado. Ya no se usan imágenes negativas impactantes. El motivo es que estas imágenes con un contenido de afectivamente negativo y que provocan mucha activación, con víctimas, vísceras y miseria, nos inducen actitudes defensivas que no logran movilizarnos a hacer donativos. Sino que más bien nos llevan a un estado más defensivo y de autoprotección . Además recientes investigaciones apuntan a que nos inducen valoraciones morales más permisivas. Por el contrario, las campañas se han dirigido más a contar “historias humanas”. Es la empatía la que mueve nuestros bolsillos.  El caso del “icebucket challenge” va un paso más allá, el nivel de empatía que “exige” es sufrir algunos de los síntomas del ELA.

Un estudio interesante realizado por Verhaert y Van den Poel compara variables demográficas y psicológicas en un estudio a gran escala a través varios años y compara cuánto y a cuántas obras benéficas hace donativos la gente. Sus resultados muestran que la empatía es uno de los mejores predictores de conducta de donativos. En concreto la preocupación empática, es decir la tendencia a tener sentimientos de compasión y preocupación ante personas que sufren alguna desgracia.

6722544475_524a721154_z

Además el hecho de que parte del “juego” consiste en retar públicamente. Me parece interesante desde el punto de vista evolucionista. No nos engañemos, el ser humano es un animal tribal y el verse retado públicamente, es un gran aliciente a la hora tomar acción. Tenemos que cumplir con nuestra tribu… ¡O qué dirán el resto de mi si no asumo el reto y no participo en un juego del grupo!

Sin embargo existe un lado oscuro en la campaña. Varias noticias refieren a que la gente no cumple con la parte más privada del asunto y seguramente  más necesaria: el donativo. No negamos que el mero hecho de concientizar sobre un tema no tenga efectos positivos a largo plazo, pero a corto ¡los investigadores necesitan el dinero*! Aquí, seguramente el tema de que mucha gente “olvide” hacer el donativo es por la falta de incentivos directos. No podemos confiar completamente en la preocupación empática del consumidor, hay que lograr maneras de generar presión de grupo y auto satisfacción. Quizá para futuras experiencias montar un sistema donde el donativo sea un acto público, demostrable, exhibible y lúdico sería una buena idea. De cualquier manera parece que hay gente que tiene claro de que va el tema, entre ellos Patrick Stewart.

Creo que hay muchas cosas por aprender de la campaña del “ice bucket”. Y será interesante dejar pasar un tiempo para analizar con detalle sus resultados a largo plazo. Seguir innovando y investigando en maneras de alejar a la gente de su dinero por una buena causa me parece muy interesante.

En nombre del blog hemos hecho un donativo de 10€. Porque ese niño que depende de que investiguen su enfermedad puede ser perfectamente nuestro vecino o nuestro sobrino, necesita nuestro apoyo y en especial, nuestro dinero. Os animamos a hacer un donativo y contar a todos vuestros conocidos que lo habéis hecho. Normalizar las conductas altruistas. Y recordad si toca convencer a alguien… ¡apelad a la empatía!

*En alguna discusión en Twitter salió el tema de que sería mejor un sistema público potente de financiación de la investigación y estamos de acuerdo con ello, pero si se puede conseguir fuentes extras a través de donativos, bienvenidos sean, ¿no?

Bola extra: Una inforgrafía interesante sobre ELA

ALS

Referencia:

Verhaert, G. a., & Van den Poel, D. (2011). Empathy as added value in predicting donation behavior. Journal of Business Research, 64(12), 1288–1295. doi:10.1016/j.jbusres.2010.12.024

De la infografía: http://knowingneurons.com/2014/08/25/als-an-infographic-and-the-ice-bucket-challenge/

De la imagen: https:[email protected]/6722544475

Share

Filed in: Consumo

5 Responses to "Reto del cubo helado, ¿buena idea o pantomima?"

  1. mitsyssa says:

    Pues parece que después de “sacar los colores” en varios medios la gente sí se ha puesto las pilas y ha empezado a donar. Ya he visto a muchos famosos mostrando el justificante del ingreso o transferencia.

    ¿Por qué en EEUU se recaudan millones mientras en España apenas pocos miles? Por esto:

    “En alguna discusión en Twitter salió el tema de que sería mejor un sistema público potente de financiación de la investigación y estamos de acuerdo con ello, pero si se puede conseguir fuentes extras a través de donativos, bienvenidos sean, ¿no?”

    Mucha gente piensa que como pagamos muchos impuestos, que ya está cubierta la cuota de “solidaridad”. En EEUU, al no tener la caridad la connotación negativa que se le ha dado en España es normal que las campañas de donativos tengan mucho éxito, y no hay que avergonzarse al iniciarlas. En España se hacen más en plan “es triste pedir, pero más triste es robar”.

    También hay que ver cómo funciona el mecenazgo y el patrocinio de la investigación en general en los EEUU. Las empresas tienen fuertes excenciones fiscales por las cantidades aportadas a investigación, becas, cátedras… aquí se deduce un triste 25%, y encima te critican porque dicen que lo haces para ahorrar impuestos y hacerte propaganda. Así, que contribuya otro. Es lo que tenemos.

    • Guido Corradi says:

      Muy de acuerdo con lo que dices.

      Hay estudios que apuntan en la dirección que tú vas. Sociedades más individualistas creen que es el individuo quien tiene que ‘apoyar’ y hay más donativo particular. En las más comunitarias, creemos que es ‘la sociedad’ la que tiene que apoyar y apostamos por que sea el gobierno quien gestione.

      Yo en particular creo más en la ayuda organizada desde el gobierno (con criterios y bases científicas obviamente) que confiar en los individuos, mecenazgos, etc… Prefiero un estado asistencial que una sociedad caritativa.

      Un saludo, muchas gracias por comentar : )
      Guido

      • mitsyssa says:

        “Yo en particular creo más en la ayuda organizada desde el gobierno (con criterios y bases científicas obviamente)”

        El problema es que al final el criterio es político y electoralista, y eso implica que reciben apoyo (en el caso de investigación médica) las enfermedades que afectan a más gente (lógico), y luego las que por alguna razón logran repercusión mediática que puede traducirse en votos.

        En cambio en un estado menos hípertrofiado las enfermedades que afectan a más población tendrían apoyo económico por el beneficio que reportarían a los laboratorios, pero al no haber el expolio fiscal quedaría mucho más dinero disponible para esas donaciones a la causa que cada uno considerase más “justa”, quedando una menor bolsa de “olvidados”.

        Yo sí confío en los individuos, mecenas, etc. porque creo que el ser humano es “bueno”. Si fuésemos malos nos habriamos extinguido hace mucho tiempo. Lo peor del ser humano suele canalizarse de forma brutal a través del estado, tanto en tiempos de guerra como de paz.

  2. Miguel Angel says:

    Algunos han tomado la iniciativa de donar y no tirarse el agua en lo alto….creo que es lo mas sensato. Aunque por otro lado así no siguen la cadena y no “nominan” a nadie para que siga donando. Me ha gustado mucho la parte del post donde explicas porque es mas funcional usar campañas que apelen a historias humanas desde un punto de vista mas “positivo” y no tan impactante y de miseria.

    En referencia a aceptar el reto y echarse el cubo helado encima y por otro lado hacer el donativo….estamos hablando de dos conductas totalmente distintas. Como tu bien dices, el hecho de aceptar el reto y echarse el cubo está controlado por ciertas contingencias como las de aprobación del grupo o de superación en público ante el reto de los demás, es decir, es un refuerzo social. Pero la conducta de donar, privada, por que contingencias estarían controladas? La gente piensa que son dos cosas que van de la mano, (aceptar el reto del cubo y donar) y no tienen porque ser así.

    • Guido Corradi says:

      Si, el tema que me parece que falla de la campaña es el disociar lo público de lo que sacas ‘rédito social’ que es el el tirarte el cubo, con el privado que es hacer la donación y que no hay contingencia… Quizá hay que hacer que esas conductas vayan parejas! Un poco lo que hace Sheen y Patrick Steward pero sin ese tufillo a supeioridad moral jeje

      La preocupación empática, parece ser un buen predictor de donativos, pero está muy encarado a dirigir campañas de marketing social (enviar info, hacer peticiones, etc)

      Me alegro que te haya gustado!

© 2017 Conductual. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.