Si el dinero no da la felicidad, ¿Por qué actúamos como si la diera?

En posts anteriores te hemos hablado de como sacar el máximo partido al bienestar que te proporciona el dinero. Podemos sacar una conclusión: no es tanto el dinero que nos dé el bienestar, sino el uso del mismo. Entonces si el dinero no da la felicidad, ¿por qué en ocasiones actuamos como si lo hiciera? ¿Qué motivos puede haber atrás de ese afán incansable de acumular dinero? En Forbes lo dejan claro: “el dinero es mejor para atraer y retener a la gente que para influir en su conducta”. Además parece que existen pocos casos de gente que afirme tener demasiado dinero… Como si siempre quisiéramos más. ¿Da el dinero la felicidad?

Me veo obligado a hacer el mismo recordatorio de otras ocasiones, estos ‘principios’ se han de tomar con pinzas, restringirlos a sociedades WEIRD y a individuos que tengan ya cierto nivel de renta.

Así que ahí vamos algunos motivos por los que podemos actuar como si el dinero diera la felicidad:

La felicidad es solo un valor más

La primera y obvia cuestión es… ¿Y si no todo giro en torno al bienestar? Los modelos actuales de ‘objetivos vitales’ son multidimensionales. Ninguno de los usados tiene un solo factor general que podamos llamar ‘felicidad’ al menos según se entiende en habla cotidiana. Incluso en algunas sociedades la felicidad está mal vista o es temida. Nuestro bienestar subjetivo no es la aspiración máxima del ser humano colocada en la cima de una pirámide, más bien es uno de varios valores que tenemos en cuenta en nuestras decisiones. Así, el primer argumento es sencillo y claro: el objetivo de ganar dinero no es la felicidad.

Demasiada importancia al corto plazo

Si aún así enfocamos el dinero como búsqueda de bienestar, encontramos otros problemas. Como se ha visto en varios estudios, ** el bienestar subjetivo no aumenta considerablemente a partir de cierto nivel de ingresos**. El querer seguir acumulando puede deberse a no conocer la literatura científica al respecto (cosa que desde este blog intentamos solucionar ;) y a sobrestimar los efectos de a largo plazo que tendrán los ingresos en nuestro bienestar. Valorar el todo por una parte (ilusión del enfoque) nos lleva a cometer el error de creer que el dinero nos hará más felices de lo que realmente nos hará.  Es un caso de información errónea al perseguir nuestros objetivos.

La felicidad con otros ojos

Deseos de origen evolucionista

Otras respuestas pueden venir del campo de la psicología evolucionista. El dinero, la comida, el sexo y el sueño, tienen algo en común: son necesarios para cierto bienestar, pero como hemos dicho anteriormente, pasado un umbral no mejora apenas el efecto en bienestar. Además están presentes en todas las culturas humanas. Podemos pensar entonces que el dinero juegue, en cierta manera, con las reglas ‘biológicas’ que aplicamos al resto de necesidades.

Almacenar

Simple y llanamente, guardar nuestros recursos para más adelante. Más pueda almacenar menor será la probabilidad de pasar necesidad en el futuro mejorando nuestra supervivencia .Además, el fenómeno de la habituación está relacionado con este punto. ¿Os imagináis que llegado a cierto punto un ser humano ya no quisiera aumentar su renta, subir en su empleo, comprar más y mejor comida? A muchos les vendría bien, seguro, pero la estrategia que evolutivamente a triunfado es la de ‘siempre más’. Este punto invita a reflexionar, ¿no?

Ser sexualmente atractivos

Mejorar nuestro fenotipo extendido. Mostrarnos como individuos de alta calidad genética con la que miembros del otro sexo quieran reproducirse por que poseemos recursos para asegurarnos que nuestra descendencia sobrevive. Una idea interesante de los expertos en marketing evolucionista, es que el consumo sirve como señal reproductiva, una forma actual de presentarnos al otro sexo como individuos aptos con quien .

Manejar nuestras relaciones sociales y nuestra identidad personal

Usamos nuestro dinero para manejar situaciones sociales. El dinero compra opciones, un ejemplo rápido y curioso es que a medida que sube el porcentaje que aporta de renta una mujer al hogar, más dispuesta está a separarse y es solo un ejemplo de los muchos que se pueden encontrar. Nuestra ‘hambre’ de dinero nos sirve para tener control sobre el resto de ‘la tribu’, tener esa posibilidad de comprar opciones.

 

Y bueno, como es habitual, esperamos vuestros comentarios, revisiones y anécdotas al respecto en los canales habituales.

Otros post que te pueden interesar en nuestra ‘trilogía de la felicidad’

Fuente: Ahuvia, A. (2008). If money doesn’t make us happy, why do we act as if it does? Journal of Economic Psychology, 29(4), 491–507. doi:10.1016/j.joep.2007.11.005

Share

Filed in: Consumo Tags: , ,

One Response to "Si el dinero no da la felicidad, ¿Por qué actúamos como si la diera?"

© 2017 Conductual. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.